Y sin pensarlo… decidimos salir a pasear. Un paseo tranquilito, solo con la mitad de los cangrejos.  

Ya podéis ver lo contento que se pone Eloi cuando sabe que nos vamos de paseo. 

¿Sabéis a que están jugando este par de cangrejos?

A señalar las partes de la cara. Al peque le encanta, podría pasar ratos y ratos jugando.

Y claro, no podían tener ideas muy buenas este par, así que vamos a lanzar piedras de tierra 🙂

¡ No inventan una buena !

Muero con la carita de pillo que tiene el peque. Me hace mucha gracia 🙂

Parece mentira lo que un trozo de tierra puede dar de sí, los niños disfrutan una barbaridad jugando al aire libre 🙂

Me encanta ver como juegan, ríen, corren…

¡ Me encanta ser madre !

Una tarde perfecta,una luz mágica…

Espero que os haya gustado  😉