¿Quién no ha ido a un restaurante y ha plantado la cámara delante del plato para fotografiar esa delicia que tiene ante él?

La fotografía culinaria cada vez está más de moda, las redes sociales están llenas de deliciosos platos que sólo con verlos puedes llegar a sentir su olor y sabor.

Hoy vamos a ver como podemos conseguir que las fotografías de nuestros platos sean apetecibles, con estos 5 consejos :

1. Iluminación

El primer lugar donde se nos pasaría por la cabeza es hacer la foto en la cocina, pero normalmente esta carece de la luz adecuada para las fotografías. Pero no nos alarmemos, busca un punto de luz natural en cualquier rincón de tu casa. Busca una ventana, y no sufras por si cerca de ella no tienes una mesa o el escenario perfecto.

2. El fondo

Es muy importante escoger un buen fondo para la fotografía de nuestro plato, recuerda que el protagonista en este caso es la comida. Por ello, aunque parezca ideal usar en la imagen esa manteleria con motivos de colores y toda nuestra cuberteria, es mejor usar pocos elementos o de colores neutros para no desviar la atención de lo verdaderamente importante, nuestra receta.

En muchas fotografías culinarias, se usa simplemente un fondo negro o blanco y algún elemento para llenar la imagen. Recuerda que menos es más.

3. Punto de vista

Vamos a pensar en el punto de vista de nuestra fotografía, normalmente cuando vamos a fotografiar un plato de comida solemos fotografiar a 45° que sería el punto de vista cuando estamos sentados delante de él. Ir más allá y probar de fotografiar desde otros puntos.

Una misma fotografía cambia muchísimo dependiendo desde el punto de vista que la fotografiemos. Prueba en hacer la misma fotografía en 45°, desde arriba, horizontalmente… Y busca diferentes encuadres, puedes sacar sólo una parte del plato, el plato entero o simplemente mostrar el queso fundido de un sándwich.

4. El color

Una de las cosas maravillosas de la comida es su color. En la fotografía de comida lo ideal es no cocinarla demasiado, así conseguiremos unos colores más vibrantes.

Es importante no usar filtros en exceso que puedan distorsionar el color real de los alimentos.

5. Creatividad

Y por último, usa tu creatividad. Juega con la profundidad de campo para desemfocar los elementos que no sean importantes en la imagen. Coloca la comida o ingredientes en sitios inusuales y haz volar tu imaginación.

¿Qué te han parecido estos consejos?